En invierno, nuestro cuerpo está más expuesto a enfermedades y, por lo tanto, nuestro sistema inmunitario tiene que trabajar mucho más. ¿Cómo fortalecerlo? Con algunos buenos hábitos para poner en práctica no solo en invierno, sino durante todo el año.