¡Es muy cierto! Aunque este período está lleno de alegría, calidez y felicidad, se sabe que el «estrés navideño» afecta a muchas personas. Las razones son múltiples, por ejemplo, hay quienes no se llevan bien con sus familiares y viven estos días en familia con gran angustia, pero hay quienes durante las vacaciones viajan para llegar a sus seres queridos y, como sabes, viajar puede ser fuente de estrés. ¿Y los regalos? Parece trivial, pero tener que pensar en un regalo para todos puede ser un pensamiento muy, muy estresante. Y luego están aquellos que no viven bien en el momento de los «propósitos de fin de año» y les gustaría mudarse directamente al año nuevo sin vacaciones.