La respuesta es … sí, es una situación muy común que afecta a muchas personas. El cambio de estación es, de hecho, un momento delicado para el cuerpo, que debe «adaptarse» a los cambios de temperatura y de las horas de luz.