La respuesta es… ¡por supuesto que sí! Pero, ¿qué se entiende por «estrés»?