Se acerca el invierno y con él los grandes resfriados, los que hacen rechinar los dientes, los que te dan escalofríos, los que te hacen querer pasar toda la temporada bajo el edredón… Sin embargo, hay buenas noticias: es cierto, ¡con el frío quemas más calorías!